El Anís

El Anís

El Anís, cuyo nombre científico es Pimpinella anisum, es una planta herbácea anual comestible muy aromática, originaria de Asia, que pertenece a la familia de las Umbelíferas (Apiaceae). Se la cultiva principalmente por sus aromáticos frutos. Mide entre cincuenta y ochenta centímetros de alto.

Su largo tallo erguido es cilíndrico y pubescente, recién ramifica en la parte alta. Se pueden distinguir dos tipos de hojas: Las de la base son simples, de borde dentado  y suelen medir entre 3 y 5 centímetros de largo; las superiores son más grandes, pinnadas y con los limbos profundamente hendidos.

Da flores durante todo el verano; las mismas son blancas, pequeñas y se reúnen en inflorescencias de tipo umbela compuesta. Los frutos son aquenios indehiscentes de forma oblonga; contienen numerosas semillas que sirven para saborizar alimentos, principalmente los de repostería y panificación. El licor de anís también se prepara con esta planta que tiene un agradable sabor.

Dentro de la medicina no tradicional se lo emplea como estimulante de la digestión y sus hojas ya secas, ingeridas como té, se dice que actúan como calmante del sistema nervioso. Es parte componente de otras bebidas también, tales como el Pernod y el Ouzo. El conocido como “Anís estrellado” proviene de los frutos con forma de estrella de otra planta, la Illicium verum, que es originaria de China y que contiene también anetol, pero ni siquiera están emparentadas entre ellas.

Para cultivarla en nuestros jardines conviene recordar que prefiere las ubicaciones a pleno sol y no soporta los fríos intensos. El suelo donde esté debe ser seco y aireado, aunque no tolera los largos períodos de sequía ni, opuestamente, los anegamientos. Se siembra hacia fines de invierno y las semillas tardan dos o tres semanas en germinar, las plántulas aceptan bien el trasplante.

La Palmarosa

La Cúrcuma

El Haba

Dejar un comentario:

Tu email no será publicado.

Site Footer