Novedades

El Lucumillo

Violeta 28 de febrero de 2018

El Lucumillo

El conocido popularmente  como Lucumillo es un arbusto perennifolio, muy ramificado y de copa redondeada, que responde al nombre de Myrcianthes coquimbensis justamente por ser originario de la zona costera de Coquimbo en Chile, donde crece entre grandes rocas que mantienen el suelo húmedo y protegido del viento y del calor excesivo. Mide de  un metro y medio a dos de alto y es miembro de la familia Myrtaceae. En la actualidad se lo considera especie en peligro de extinción debido a la alta injerencia humana dentro de su ecosistema.

Sus pequeñas hojas de color verde oscuro, simples y aromáticas, de  margen entero y forma oval tienen casi tres centímetros de largo por unos dos de ancho; son glabras, su aspecto es coriáceo y están sostenidas por cortos peciolos.

Durante la primavera y hasta mediados del verano da flores hermafroditas, blancas y actinomorfas, solitarias o en grupos de a tres en los cuales la central es sésil y las otras dos pediceladas. Todas están provistas de innumerables estambres repletos de polen sobresaliendo de los pétalos y reciben la visita de varios insectos que se alimentan de él y del néctar ayudando así a polinizarlas, moscas, abejas, avispas, escarabajos y mariposas. En épocas de sequía apenas la mitad de los ejemplares florecen y tan sólo unos pocos llegan a fructificar.

Los frutos son bayas carnosas, rojas al madurar, que conservan el cáliz (formado por cinco sépalos) que es persistente. En su interior suele haber una o dos semillas; extrayéndolas de inmediato éstas germinan con facilidad (en apenas cinco días) si la humedad ambiente se mantiene constante y están resguardadas del sol fuerte que puede incluso calcinar las plántulas de varios centímetros de altura; la temperatura ideal para ellas es de veinte grados centígrados y el sustrato que se emplee debe ser ligero y aireado, con agregado de compost.

Tanto frutos como semillas sirven de alimento a roedores que depredan casi el setenta y cinco por ciento de las mismas; lamentablemente no pueden ser desecadas y almacenadas como se hace con otras plantas dado que en ellas el embrión se daña al perder agua.

Dejar un comentario

Normas de publicación Remitir publicidad de cualquier clase y comunicaciones con fines de venta u otras de naturaleza comercial al Portal, o a una pluralidad de personas usuarias del WEBSITE sin que medie su previa solicitud o consentimiento.