Novedades

El Lúpulo

Violeta 6 de julio de 2012

El Lúpulo, que responde al nombre científico de Humulus lupulus, pertenece a la familia Cannabaceae y es originario del Hemisferio Norte. Es una planta herbácea comestible, dioica y perenne, considerada trepadora pero carente de zarcillos para sostenerse. Puede alcanzar los ocho metros de alto, es ideal para ubicar en los jardines junto a cercas y rejas pues las irá cubriendo. Necesita suelos moderadamente fértiles, ricos en humus y con buen drenaje.

Sus hojas son palmeadas y presentan de tres a cinco lóbulos con bordes dentados, se ubican de manera opuesta en las ramas. Las flores femeninas son de color verde muy claro y se reúnen en inflorescencias de tipo amento sostenidas por largos pedúnculos; se las utiliza como saborizante y sirven de agente estabilizador y conservante en la composición de la cerveza, recolectadas antes de ser fecundadas; la llamada “lupulina”, ingrediente esencial para su fabricación se encuentra en las glándulas ubicadas en la base de las bractéolas; el gusto amargo proviene de los ácidos que contiene y el aroma de los aceites esenciales; las distintas variedades se clasifican según esos dos atributos, dividiéndose en Lúpulos amargos, Lúpulos aromáticos y Lúpulos mixtos. Las flores masculinas, de color amarillo verdoso se reúnen formando panículas. El fruto es un aquenio.

Toda la planta contiene ácidos clorogénico y cafeico, entre otros, ácido ascórbico en el fruto y ácido oleanólico en el tallo; su aceite esencial posee componentes tales como eugenol, limoneno y mirceno; entre sus principios amargos el principal es la lupulina; en los frutos hay fructuosa, sucrosa, pectinas, aminoácidos y algunos flavonoides, también vitaminas del grupo B y C junto con gran cantidad de minerales; en la raíz y los tallos encontramos taninos.

Dentro del marco de la medicina no tradicional se lo recomienda en casos de problemas gástricos, tales como mala digestión, acidez o espasmos. Para eliminar los parásitos intestinales se indica beber una infusión preparada con media cuchara de conos de lúpulo por cada taza de agua. En uso externo se lo emplea, por sus propiedades vulnerarias, en casos de dermatitis, de eccemas y hasta de úlceras; también para calmar el dolor y bajar la inflamación de las partes del cuerpo afectadas por dolencias reumáticas.

Dejar un comentario

Normas de publicación Remitir publicidad de cualquier clase y comunicaciones con fines de venta u otras de naturaleza comercial al Portal, o a una pluralidad de personas usuarias del WEBSITE sin que medie su previa solicitud o consentimiento.