Novedades

La Habenaria radiata

Violeta 30 de diciembre de 2012

La Habenaria radiata, también conocida como Sagiso, es una delicada orquídea terrestre de porte erguido originaria de Asia (China, Corea y Japón) que, por supuesto, pertenece a la familia Orchidaceae. Desgraciadamente es una especie que se halla en peligro de extinción dentro de su hábitat natural, por ello es que se está intensificando su cultivo en los invernaderos y orquidearios, para tratar de preservarla.

Sus hojas deciduas son de lineares a lanceoladas, similares a las de las hierbas silvestres, con la punta acuminada y de color verde claro; miden entre seis y veinte centímetros de largo por uno de ancho; cada año para la primera surgen pequeños renuevos desde los rizomas que luego, durante el verano, se desarrollan hacia lo alto; de entre ellas surge un tallo sin ramificaciones (que pueden llegar a medir medio metro) que sostendrá la espiga floral.

Es en verano, efectivamente, que aparece una inflorescencia terminal con entre una y ocho flores de sépalos simples, verdes y de escaso tamaño; los pétalos más grandes, extendidos lateralmente, tienen bordes profundamente divididos, de lo cual deriva el apelativo de  radiada (radiata, en latín); posee además un nectario de color verde y dos sacos polínicos amarillos. En inglés su nombre “White egret flower” alude más a su apariencia en general que se asemeja a una garza blanca (egret); el término japonés “sagisou”, como se la conoce allí,  también se refiere a ese aspecto. Hay una variedad, la Habenaria radiata ‘Hishou’, que tiene dos pétalos extra, dispuestos simétricamente, lo cual aumenta aún más su belleza.

Posee tubérculos pequeños, de color marrón claro, generalmente ovoidales, con raíces carnosas simples, sin ramificar. En verano comienzan a emitir nuevos estolones y los anteriores disminuyen de tamaño y mueren. Una planta saludable sobrevive a tres de estas transformaciones y a veces más. Afortunadamente en ese tiempo pudo haber producido unos cien hijuelos. Se los debe mantener frescos y secos durante el invierno y para protegerlos de los hongos conviene introducirlos en algún fungicida antes de replantarlos. Es bueno, cada tanto, adicionarle con el riego fertilizantes inorgánicos con micronutrientes.

Dejar un comentario

Normas de publicación Remitir publicidad de cualquier clase y comunicaciones con fines de venta u otras de naturaleza comercial al Portal, o a una pluralidad de personas usuarias del WEBSITE sin que medie su previa solicitud o consentimiento.