La Lepironia

La conocida comúnmente como Lepironia es una planta monocotiledónea perenne de consistencia herbácea que responde al nombre científico de Lepironia articulata (o Lepironia mucronata), originaria de las zonas tropicales y subtropicales de Asia (donde se la encuentra desde el nivel del mar hasta los doscientos metros de altitud, aproximadamente, a la orilla de pantanos y arroyos formando matas densas) y miembro de la familia Cyperaceae. Actualmente se la emplea como ornamental en los jardines bordeando estanques.

Las raíces, alargadas y blancuzcas, crean un entrelazado y seguro sistema de anclaje. De su tallo subterráneo o rizoma nacen tallos aéreos verde-azulados, cilíndricos, glabros, erectos y huecos (que miden de setenta centímetros a un metro y medio de longitud por un centímetro de diámetro) a los que se denomina “cañas”, con los que se confeccionan esteras y canastos al igual que se hace con los juncos. Las hojas, parcialmente envainadoras, de consistencia papirácea, pueden llegar a medir unos treinta centímetros de largo.

Sus minúsculas flores, hermafroditas e inconspicuas, aparecen entre finales del invierno y comienzos de la primavera, agrupadas en espigas protegidas por brácteas, ovales y acuminadas, de color marrón oscuro. Poseen un gineceo central (con un estilo, blanco durante la antesis, más corto que los estigmas) rodeado de glumas ovales amarronadas y un solo estambre con antera de linear a oblonga. Los frutos son aquenios amarillentos, ovoides o subglobosos, de menos de medio centímetro, comprimidos y con una cantidad impar de estrías longitudinales. Se la propaga mediante semillas o por división de los rizomas; prefiere ubicaciones a  pleno sol pero tolera la sombra parcial.

La Silene

La Anacharis

El Sotol

Dejar un comentario:

Tu email no será publicado.

Site Footer