Novedades

La Madreperla

Violeta 29 de octubre de 2010

MadreperlaLa Madreperla o Pilea cardierei es una planta herbácea perennifolia que pertenece a la familia de las Urticaceae y por ello es pariente directa de la tan temida Hortiga, hallamos su origen en las zonas del trópico asiático. Puede llegar a medir algo más de treinta centímetros. Tiene hermosas hojas ovales y acuminadas de color verde oscuro con manchas en relieve de color blanco plata. La floración pasa desapercibida pues su atractivo está en el follaje. 

Se la puede reproducir mediante semillas en la primavera o a través de esquejes hacia fines del invierno. La tierra que precisa es el humus normal con agregado de turba y algo de arena para acelerar el drenaje. Necesita riegos regulares pero de poca cantidad de agua, incluso en invierno hay que dosificarlo aún más; conviene mantener la tierra siempre fresca pero sin mojar en demasía para evitar que se pudran las raíces.

Le gusta la luz pero no el sol directo, en exterior elegiremos un lugar a media sombra para ubicarla y en interiores cerca de las ventanas para que esté bien iluminada, pero cuidando de que en invierno sus hojas no estén muy cerca del vidrio porque el frío las afecta mucho; mantenerla también alejada de las corrientes de aire. Para abonarla es bueno incorporarle extracto de algas en pequeñas dosis durante su etapa de desarrollo u otro fertilizante líquido cada dos semanas (principalmente en los meses cálidos). 

Cada tanto se le debe efectuar un despunte para que vaya adquiriendo buena forma y crezca más saludable, con unos dos centímetros basta (pueden utilizarse los recortes como esquejes introduciéndolos en una mezcla de turba y arena en partes iguales, cubriéndolos con plástico para que conserven la humedad), en el caso de que creciera demasiado pero sin perder su forma armónica se procede a un cambio de maceta y todo solucionado.

Si se notaran los tallos muy blandos y con manchas oscuras deberá cesarse el riego y ver que no esté obstruido el orificio de drenaje de la maceta, si se los notara alargados y con mucho espacio entre las hojas es problema de falta de luz; si las hojas aparecieran con manchas grises en su superficie es que ha sido atacada por un hongo, suspender también el riego en ese caso y si se oscurecen es debido al frío, lo cual solucionaremos colocándola en un sitio más cálido. Si es atacada por pulgones basta rociarla con un insecticida sistémico, si la intrusa fuera la Cochinilla algodonosa procederemos a limpiarla con un algodón o hisopo que habremos sumergido previamente en alcohol metílico.

Dejar un comentario

Normas de publicación Remitir publicidad de cualquier clase y comunicaciones con fines de venta u otras de naturaleza comercial al Portal, o a una pluralidad de personas usuarias del WEBSITE sin que medie su previa solicitud o consentimiento.