Novedades

La Salicaria

Violeta 30 de septiembre de 2011

lythrum-salicaria

La Salicaria, cuyo nombre científico es Lythrum salicaria, es una hierba vivaz rizomatosa de tallos erectos y pubescentes, perteneciente a la familia Salicaceae (para algunos, y otros la ubican dentro de la familia Lythraceae), originaria de Europa. Al tener sus yemas de recambio a ras de  tierra está clasificada, además, como hemicriptófita. Puede llegar a medir un metro y medio de alto. Se la utiliza como ornamental en los jardines, donde se la ubica de pleno sol a semisombra, le agradan los lugares frescos y húmedos por lo que se torna ideal para bordear estanques. Es muy resistente a las plagas y a las enfermedades, pero vive en asociación con el hongo Lachnum salicariae que se instala en la base de sus tallos. En su hábitat natural la hallamos desde el nivel del mar hasta los mil metros de altitud.

Tiene hojas sésiles de forma lanceolada con bordes enteros, punta acuminada y base ligeramente acorazonada, que se insertan de manera opuesta en las ramas (y algunas veces en verticilos de tres), son de un color verde intenso; empleadas en la alimentación son excelentes aportadoras de calcio a nuestro organismo.

Sus flores hexámeras, purpúreas, que aparecen en verano, se reúnen (cerca de una docena de ellas) en inflorescencias de tipo espiga (llegan casi al medio metro de alto), cuando se secan conviene cortarlas para favorecer una segunda floración; el cáliz tubular lo conforman seis sépalos triangulares que se intercalan con seis apéndices lineales del doble del tamaño de aquellos; también seis pétalos arrugados de color entre púrpura y violeta. Tiene seis estambres largos provistos de anteras violetas con polen azul y seis más cortos cuyo polen es amarillo. Los frutos son cápsulas ovoidales. Podemos multiplicarla bien sea mediante semillas, que son numerosas, o por división de mata; prefiere los suelos ligeramente ácidos y no requiere fertilizantes.

Se le atribuyen propiedades antibióticas, astringentes, hepatoprotectoras, antioxidantes, antihemorrágicas y cicatrizantes; en uso externo se la emplea para detener hemorragias nasales, aliviar enfermedades de la piel (eczemas o herpes), de los ojos (conjuntivitis) y para molestias vaginales (infecciones y prurito); para preparar las diferentes tisanas se recolectan las distintas partes de la planta durante el verano, se las deja secar a la sombra y luego se las guarda en saquitos de tela en lugares frescos y secos.

Dejar un comentario

Normas de publicación Remitir publicidad de cualquier clase y comunicaciones con fines de venta u otras de naturaleza comercial al Portal, o a una pluralidad de personas usuarias del WEBSITE sin que medie su previa solicitud o consentimiento.