La Siempreviva de Cartagena

La conocida popularmente como “Siempreviva de Cartagena” es una planta silvestre perenne, de consistencia herbácea, que responde al nombre científico de Limonium cartaginense, o Statice carthaginensis, y forma parte de la familia Plumbaginaceae. Esta especie es endémica de las Sierras mineras de Cartagena, en la Península Ibérica, donde la encontramos de manera irregular y fragmentaria.

El clima donde se encuentra es semiárido seco y los terrenos son calizos (taludes rocosos). No se reproduce vegetativamente, sólo puede hacerlo mediante sus semillas. En la actualidad se halla catalogada como vulnerable, dado las alteraciones a las que su hábitat originario se encuentra expuesto; como medida preventiva se ha recolectado germoplasma para su conservación en Bancos de Semillas y se prevé la creación de algunas áreas protegidas.

Sus hojas basales, verdes y espatuladas, de márgenes enteros, comúnmente con una sola nervadura, que se distribuyen en forma de roseta, pueden medir hasta siete centímetros de largo; las sostienen cortos pecíolos y su cara superior es verrucosa. Hacia finales de la primavera y durante el verano aparecen su bellas flores hermafroditas azul-violáceas, distribuidas sobre un escapo floral zigzagueante, reunidas en espigas erectas de cerca de unos diez centímetros de longitud formadas a su vez por espiguillas o racimos de entre uno y tres ejemplares.

El cáliz es un embudo conformado por brácteas protectoras (de triangulares a elípticas) que a veces exceden la extensión de los pétalos coloreados que presentan el borde superior con algunas muescas o hendeduras. La polinización es entomófila, por lo que la llevan a cabo los insectos. Fructifica entre finales del verano y comienzos del otoño.

La Ilima

El Dandelion

La Veza

Dejar un comentario:

Tu email no será publicado.

Site Footer