Novedades

Los estanques

Violeta 31 de enero de 2010

Los estanquesEs agradable contar en el jardín con un estanque o con alguna fuente pues no sólo alegrará la vista sino que aportará frescura al entorno. El cultivo de las plantas acuáticas no demanda más labor que sus hermanas cultivadas en tierra, pero los cuidados diferirán un poco. Pueden construirse adrede con materiales diferentes, como piedra, ladrillo, cemento o plástico reforzado con fibra de vidrio (material con el que se realizan las piletas de natación familiares); o bien utilizar elementos en desuso tales como antiguas bañeras enlozadas o recipientes de mediano o gran tamaño como bateas o contenedores de otro tipo aptos para ser recubiertos por algún material impermeable.

Tanto si se los entierra como si se depositan a nivel del piso habrá que poner especial énfasis en su sistema de drenado (para facilitar la limpieza manual) o  en la posibilidad de cambio frecuente de agua (si el sistema es cerrado hay que recordar que los peces o los caracoles consumen oxígeno y habrá que añadir plantas sumergidas que lo reincorporen) o en instalar un sistema de circulación continua para la misma (éste es el más aconsejable porque ayuda a la oxigenación, y de colocarse un filtro es bueno que sea externo para cuando haya que limpiarlo). La profundidad que le demos deberá adecuarse a si sólo vamos a usar  macetas para sumergir las plantas o si  vamos a criar en él plantas acuáticas con grandes tallos subacuáticos. También es bueno determinar con antelación si incluiremos peces u otros seres vivos que necesiten más espacio para hallarse cómodos.

En su entorno es bueno crear un ambiente agreste con piedras o troncos, con plantas colgantes o arbustos de porte bajo que lo rodeen por tres de sus lados o quizás un solo árbol (que no pierda el follaje pues sería perjudicial) de poca altura que le aporte sombra. Si se recubren sus paredes exteriores con mayólicas u otro tipo de azulejos cerámicos queda acorde el realizar bancos para que se sienten los visitantes con similar decoración; si contuviera una fuente o alguna cascada no ubicarlos muy cerca para evitar el eventual salpicado de agua. Ubicar todas las plantas del jardín guiando la vista hacia el estanque, ya con un camino bordeado de matas o con plantas de distintos altos escalonadas para que obliguen a la mirada a dirigirse hacia ese lugar especial que creamos.

De la cantidad de sol que reciba nuestro espacio acuático dependerán las especies que cultivemos en él; si es abundante y se prolonga a lo largo del día podemos elegir alguna Nymphacea odorata, o un Acorus calamus o el excelente Iris pseudacorus. El Nelumbo sp precisa mucha luz pero no temperatura prolongadamente elevada y podríamos incluir, además, una Calla palustris y algún Papiro que tiene elegancia natural. Entre las de inmersión que aportan mucho oxígeno podemos citar a la Cladophora aegagrophila y a la Aponogeton distachios. Algunas no soportan bajas temperaturas por provenir de zonas tropicales, es el caso del Limnobium laevigatum o la Pistia stratiotes.

Pero la reina de todos los estanques fue, es y será el Nenúfar que descansa sus raíces en el fondo, desde allí extiende sus tallos majestuosamente, las grandes hojas flotan perezosas sobre el agua y sus hermosas flores se elevan permitiéndonos disfrutar de su perfección. También los Lotos o Nelumbos llenan de encanto las aguas quietas y apacibles. Los únicos cuidados que requieren son el abonado (pastillas de liberación lenta) durante la época de floración y la poda constante si su crecimiento es desmedido. Habrá que mantener el agua libre de algas pero hay poderosos alguicidas en el mercado que nos ayudarán en la tarea y de ver que los pulgones se presenten bastará un poco de agua jabonosa aplicada a presión sobre las hojas afectadas.

Hay algunos datos que conviene saber para que todo funcione correctamente dentro del nuevo hábitat: La temperatura del agua es aconsejable que se mantenga entre los 17 y los 26 grados centígrados; su Ph debe hallarse entre 6.0 y 8.0, si nos vemos obligados a reducirlo emplearemos un poco de ácido cítrico; su dureza pude fluctuar entre 5 y 15, para disminuirla se añade resina y si hay que elevarla el elegido será el calcio.

Dejar un comentario

Normas de publicación Remitir publicidad de cualquier clase y comunicaciones con fines de venta u otras de naturaleza comercial al Portal, o a una pluralidad de personas usuarias del WEBSITE sin que medie su previa solicitud o consentimiento.