Novedades

La Papa silvestre

Violeta 27 de marzo de 2018

La Papa silvestre

La  Papa silvestre, denominada científicamente Solanum aymaraesense, originaria de Sudamérica, más específicamente de los altiplanos de Perú y Bolivia, es tan antigua como la humanidad, hace ya diez mil años que el hombre se dio cuenta de sus beneficios y comenzó a cultivarla rudimentariamente. En la actualidad se reconocen cuatro especies de  papa cultivadas: Solanum ajanhuiri, Solanum juzepczukii, Solanum curtilobum y Solanum tuberosum que es la más común en el mundo entero.

En las altas cumbre andinas se siguen produciendo en diferentes poblaciones según los métodos antiguos, con abono orgánico y sin químicos agregados, desmalezamiento manual y riego natural, habiendo muchas variedades que son empleadas para uso culinario en distintos platos típicos de la zona. La papa es uno de los alimentos más completos puesto que aporta a nuestra dieta carbohidratos, proteínas, fibra, hierro, potasio, zinc, fósforo, calcio, antioxidantes y vitaminas A, B y C. El rendimiento promedio es de uno a dos kilos de tubérculos por planta.

La Solanum aymaraesense, que crece asilvestrada en los declives pedregosos de los valles interandinos,  tiene porte de recto a decumbente y mide entre setenta y ochenta centímetros de alto. Posee un tallo simple y delgado de no más de un centímetro de diámetro, glabro y de color verde. Los estolones suelen llegar al metro de longitud. Sus tuberculos son redondos u ovalados, de unos seis centímetros de largo, con ojos pequeños profundos y semiprofundos.

Tiene hojas grandes, imparipinnadas, de hasta veinte centímetros por trece, formadas por cuatro o cinco pares de folíolos (ovales, con el ápice obtuso y algo pubescentes) sumados a dos o cinco pares de interhojuelas (aovadas u orbiculares) y un folíolo terminal de unos cuatro por ocho centímetros.

Da bellas flores pediceladas que aparecen reunidas en inflorescencias de tipo cima o cima paniculada, con cinco, siete o doce ejemplares, sostenidas por largos y delgados pedúnculos. La corola es pentagonal, violeta pálido o lilácea; tienen un estilo densamente papiloso, un estigma pequeño y ovalado y estambres desiguales con anteras redondeadas. Los frutos son esféricos, de entre diez y quince milímetros de diámetro, verdes y jaspeados de morado. Se la reproduce mediante semillas o por sección de los tubérculos.

Dejar un comentario

Normas de publicación Remitir publicidad de cualquier clase y comunicaciones con fines de venta u otras de naturaleza comercial al Portal, o a una pluralidad de personas usuarias del WEBSITE sin que medie su previa solicitud o consentimiento.