Novedades

Los Musgos

Violeta 30 de noviembre de 2011

Los musgos

Los Musgos (Moss en idioma Inglés) o Briófitas, que se agrupan bajo el nombre científico Bryophyta, son plantas no vasculares que pueden reproducirse tanto sexual como asexualmente. Comúnmente miden entre uno y diez centímetros de altura pero se han hallado especies de de hasta cuarenta centímetros. Hace cuatrocientos cincuenta millones de años  las plantas comenzaron a abandonar el medio acuático para poblar las tierras emergidas y hay estudios que demuestran que las primeras en hacerlo fueron las briófitas. Dentro de los ecosistemas en los que habitan cumplen una importante función pues mantienen húmedo el suelo evitando así que se degrade y sirven también como refugio a la fauna minúscula.

Hay musgos dioicos y monoicos, en el caso de los primeros los órganos sexuales femeninos y masculinos están en distintos individuos, mientras que en los monoicos se encuentran ambos en el mismo. La fecundación es llevada a cabo en un medio acuoso, puesto que el espermatozoide debe trasladarse desde el anteridio (órgano masculino) hacia el arquegonio (órgano femenino) propulsándose mediante dos flagelos que lo ayudan a desplazarse hasta alcanzar su objetivo; por ello es que sin agua no hay fecundación y es el motivo por el que desarrollan en lugares húmedos y oscuros (pues la luz solar evapora el líquido que para ellos es vital). Hay también musgos que producen estructuras vegetativas denominadas “gemas”, éstas se desprenden eventualmente y dan origen a nuevas plantas, llevándose a cabo en este caso una reproducción asexual.

Se los utiliza como ornamentales porque cubren rápidamente espacios (Pogonatum y Polytrichum son las especies que más se usan) y en las macetas, además de decorar,  conservan la humedad de la tierra; para emplearlos con esos fines hay que tomar porciones y mantenerlas en condiciones similares a las del lugar de donde se las extrajo y acidificar la nueva colonia con el agregado de yogur o suero, en superficies porosas (maderas, ladrillos, etc.) es donde más cómodos se sienten. Si hay sitios de donde se los quiera erradicar bastará con calcificar el agua y aumentar la exposición a la luz.

Se ha agrupado a los musgos en ocho diferentes clases: Takakiopsida, Sphagnopsida, Andreaeopsida, Andreaeobryopsida, Oedipodiopsida, Polytrichopsida (dentro de esta clase se halla el Dawsonia superba que es el más alto de los musgos), Tetraphidopsida y Bryopsida (esta clase agrupa a la mayor cantidad de musgos, más de un noventa por ciento pertenecen a ella). Hay briófitas que se asocian a cianobacterias fijadoras de nitrógeno, por lo cual sería dable el emplearlas para recuperar tierras que se han vuelto improductivas. Algunos musgos son utilizados para cultivar orquídeas, otros son ideales para los helechos, para los champignones y para realizar acodos aéreos (envolviendo la zona con tela o plástico y atando bien) pues estimula la aparición de raíces adventicias. Nunca se les agrega fertilizantes porque éstos, principalmente los que tienen como base sulfato de hierro, los matan.

La especie de musgo conocida como Sphagnum reemplaza al algodón superando, incluso, sus virtudes; absorbe tres veces más líquido, es más suave, fresco y estimula la cicatrización de la piel; la especie Polytrichum commune se dice que tiene propiedades antifebriles y anti inflamatorias, preparado en infusión  aliviana notablemente los síntomas del resfriado.

Dejar un comentario

Normas de publicación Remitir publicidad de cualquier clase y comunicaciones con fines de venta u otras de naturaleza comercial al Portal, o a una pluralidad de personas usuarias del WEBSITE sin que medie su previa solicitud o consentimiento.